31.12.09

y volvió a caer

Triste, débil, desamparado. El alma vacía, el sabor amargo. Él no era nadie, nadie importante. La sonrisa torcida, los ojos cobardes. El sufrimiento en mayúsculas se desencadenaba en su interior. Ni caricias ni bombones paliaban su dolor. Su vida era un río que desembocaba en un mar, el mar de las dudas, las lágrimas y la soledad. Él nunca aprendió nada, la verdad le parecía lejana. Y aún así, no se rendía, se derrumbaba y caía, pero él seguía. Una guerra para no ganar, un error de los grandes. No esperes la felicidad, sal adelante. Búscala, consíguela...

5 comentarios:

Marta dijo...

que bonita la foto, y lo que has escrito :)
feliz año ojazos!!

Nicole Ágreda dijo...

Dios que ojazos *_*
el texto me encanta!
Soy Nicole, que tengo nuevo blog (:
te sigo ok?!

(L)

Natalie dijo...

great blog! love it :)


natalieoffduty.blogspot.com

vesper dijo...

Un texto genial ... me quedare para espiarte.

Un beso

Marina Oliva dijo...

me gusta tu blog! t voy a seguir si quisieras ver el mio :)
http://marinaoliva.blogspot.com/