7.10.10

au revoir

Durante una fracción de segundo, me miró.
Me miró a los ojos, como nunca antes lo había hecho.
Con miedo, desesperación.
Me miró y no necesité saber nada más.
Las palabras eran innecesarias.
Supe que ocultaba algo, algo importante.
Algo que, por mucho que confiase en mí, nunca confesaría.
Él era la mayor parte de mi vida. 
Él tenía el poder de hacer conmigo lo que quería.
Y aun así, no era suficiente.
Siguió con esa mirada implacable, ausente, y se fue.
Se fue para no volver.
Entonces lo comprendí todo...
Yo le quería, por él hubiese dado mi vida.
Pero él no era para mi,
se fue para que dejara de sufrir.

3 comentarios:

Little.L dijo...

Aunque no queramos, hay veces que no podemos tener a una persona a nuestro lado durante el tiempo que queramos. Ellos llegan a nuestra vida, cumplen su "mision" y se marchan...tarde o temprano se marchan.

Katherine Von Schwarzchild dijo...

Lo peor es cuándo si son para ti y e empeñan en que te harán sufrir.
Magnifique.

Romina dijo...

Hola, como estas ???
Permiteme presentarme soy Romina, administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y me parece un exito, me encantaría contar con tu site en mi sitio web y asi mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
Exitos con tu página.
Un beso
rominadiazs@hotmail.com