16.11.10


y aunque nada fue como esperaba,
y a pesar de que su vida estuviese destrozada,
aun así, nadie le quitó esa sonrisa de su marchita cara.
porque, por imposible que parezca, sonreír valía la pena.

4 comentarios:

P. dijo...

justo eso pense yo cuando me lo contó. un huerto de calabazas es un lugar tan genial (:

Mizzy Pops dijo...

Vale la pena.

don vito dijo...

Hola,bello blog, preciosas entradas, te encontré en un blog común, si te gusta la poesía te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
muchas gracias, buena tarde de jueves,besos

Ilusiones tiradas por la borda. dijo...

jajaj, gracias (L)
Y nunca mejor dicho, sonreír vale la pena :)