23.11.10

el secreto de Lucas 1

Siempre tuve la impresión de que Lucas no era lo que aparentaba ser.
Que su rígido semblante no era más que una impenetrable coraza que protegía su corazón.
Y no podía hacer nada.
Los fantasmas de su pasado le perseguían sin descanso.
Recordaba cada día su infancia malherida.
Le recordaba a él, a su padre.
Él era el único culpable; culpable de beberse hasta las mismas entrañas; culpable de menospreciar los pequeños sueños de Lucas, de lograr que con tan solo su presencia rompiese a llorar.
Y Lucas ya nunca fue el mismo.
Y gracias a su padre en esto se ha convertido.
En un corazón vacío. En un alma sin sentido.

3 comentarios:

Mi mundo Irreal ಌ dijo...

Qué triste eso ! Te sigo reina ♥

M.rolez dijo...

Guapa ! me gusta mucho el blog, lo he visto enterito ;) Muchos besos

Mizzy Pops dijo...

Todos tenemos que recordar, pero no vivir de recuerdos, creo.