1.12.11


Te desvives por ver el mundo como los demás. 
Te aborreces a ti mismo sin darte siquiera una oportunidad.
Y no te das cuenta de que todo está en tus manos...
si quieres, puedes. 
El problema surge cuando realmente ignoras qué es lo que quieres.

5 comentarios:

Carlos Rodríguez Arias dijo...

Es horriblemente cierto

Forgotten words dijo...

A veces somos demasiado duros con nosotros mismos, nos pedimos demasiado, simplemente por no defraudar a los demas y nos olvidamos de lo que nosotros realmente necesitamos y queremos..Que gran verdad has dicho :)

Jêveur. dijo...

tienes toda la razón :)

Horacio Holiveira dijo...

Joder, me encanta. El texto, la foto, tu blog...

Sofía dijo...

A mi tambien me parece que tienes un blog precioso, muy claro y original, me encanta!!
yo tambien soy muy insegura conmigo misma y pocas veces confio en lo que hago, pero cuando me salen bien las cosas lo disfruto más, quizás es lo bueno que tiene.