2.3.11

ya no creemos en nada

¿Sabes qué pasa? nos hemos acostumbrado. Hemos tomado los defectos como rutinarios, vemos el dolor como algo habitual, y el fracasar, por norma. y por tanto vemos la felicidad como algo inusual... como si se tratase de algo extraño. Algo que no cuadra, y desconfiamos. y por miedo a perder, no nos entregamos. Vivimos en nuestra burbuja, desconfiando. Considerando lo bonito como algo contrario. Sin darnos cuenta de que cada instante es un regalo, y no hacemos más que desperdiciarlo.

9 comentarios:

Alma de mandarina dijo...

Vamos a vivir como si cada día fuera el último desde ya.
Te reto a probarlo.

Flaviani Revolution. dijo...

cuanta razón

Mr. X dijo...

Coincido con Alma de Mandarina :)
Un beso

Miss Jêveur dijo...

Pues yo soy feliz, con mis defectos, mis preocupaciones y mi estrés incluidos. Si no fuera tan quejica, estoy segura de que no sería feliz (:
Tú eres feliz, ¿no?

Miss Jêveur dijo...

Pues yo soy feliz, con mis defectos, mis preocupaciones y mi estrés incluidos. Si no fuera tan quejica, estoy segura de que no sería feliz (:
Tú eres feliz, ¿no?

Alba dijo...

Se desperdicia tanto el tiempo en cosas que realmente no importan..
xxx

Agustina dijo...

La verdad que si, basta de miedo, vergüenza, rencor!
vivamos la vidaaaaaaaaa-
Te sigo!♥

Mi mundo Irreal ಌ dijo...

Muy cierto todo lo que decís!

verdeme dijo...

Me gustó mucho tu texto: a veces acostumbrarnos a ciertas cosas no es para nada eficiente.